Mi mundo literario

Las creaciones literarias bilingües de Helena Sauras

Otoño, narrando autobiografía del más allá POEMA 14: “Entre la luz, el ocaso, y el contraste” Imploro un latido en algún lugar, que me haga sentir el juego jovial, que vivía en ti. Ya no vivo, mas no muero. Estoy rodando en un limbo, enrollada en un tronco, disolviendo la savia, que corre, y crece. …

Continuar leyendo

Olga, Sonia y Laura habían reservado el bar donde desayunaban cuando iban al instituto para hacer la cena de despedida. Aquel lugar las abocó a una serie de recuerdos que fueron surgiendo conforme avanzaba la noche. Entre risas, le hicieron un pequeño homenaje a Nieves, un collage de fotos donde salían las cuatro amigas desde …

Continuar leyendo

Con tu figura de fiesta, acompañabas el eclipse de las luces, bailabas el eco de la luna lista combinando cócteles de comprimidos. Horas antes, capricho de un canto, hojas caducas bañaban el asfalto, cuatro círculos quemaban curvas, en un reducido espacio. Y el tiempo… y el azar… Malditos, juguetones, con un simple polvillo de breves …

Continuar leyendo

Desconnecta. L’odi dels teus punys la temor dels teus ulls, la llàgrima que no arranca, perquè no vols plorar. No, avui no toca vessar, l’aigua baixa plena pel riu, la teva melena dansa per la primavera amarga del teu sencer rostre. I quin terratrèmol avança? RES. Tot s’ha mort i cau en les violentes imatges. …

Continuar leyendo

No se encuentra bien. Se levanta de la cama tras horas de insomnio y va por enésima vez al lavabo. Mira el reloj de pared de reojo. Las siete de la mañana y su nieta todavía no ha regresado. Nerviosa, siente un pálpito en su corazón que la dobla. Tiembla. No sabe si son los …

Continuar leyendo

Ocaso primaveral

28 marzo, 2017


Primavera, deshojando cuentos
POEMA 1: “Entre la luz, el ocaso, y el contraste”

Fluye la vida hacia el ocaso,
un soplo de finales de marzo,
me hizo respirar la primavera.
Nací cuando el día crecía en aroma,
un pétalo sesgó mi rostro de ausencia,
la memoria no es sólo lo que uno no olvida.
Nací entre la luz, el ocaso, y el contraste.
Entre las olas de esa lluvia de abril,
se empeña la ventana del recuerdo.
Ocaso primaveral que desata esa fina brisa
de mi ombligo. Una herida abierta en la entraña.
Nací. Llené mis pulmones de futuros respiros.
El día decae hacia una plácida primera noche.
Llena, la luna preside mi malestar que cruje mis sentidos.
Fue la noche más inexperta por ser la primera;
sin experiencia en eso del vivir, nací con ansias de crecer,
sin poder creer que esa vida fuese tan mía,
sin querer perder la oportunidad del durar todavía.

Helena Sauras