Mi mundo literario

Las creaciones literarias bilingües de Helena Sauras

Estaba ensayando para el recital que hicimos ayer al lado del río Ebro. Recité con mascarilla y sin bajar la guardia en ningún momento. En la página de Facebook del blog compartiré los distintos vídeos de Poetes de l’Ebre. Menos mal que el tiempo acompañó, el viento del día anterior cesó y tuvimos un día …

Continuar leyendo

Nubes de noviembre, aires de membrillo y castaña, recuerdos caídos de mi niñez. El otoño de madera se tiñe y una hoja añade notas en mi alma.   Nubes de noviembre, preñadas de naranjas y granadas, aliñad vuestro jugo sobre mí; recoged después la leña reseca de mi añeja y tocada guitarra.   El cielo …

Continuar leyendo

Un sacapuntas despuntaba el alba

17 abril, 2017


Primavera, deshojando cuentos

POEMA 3: “Entre la luz, el ocaso, y el contraste”

Un sacapuntas despuntaba el alba.
Dibujaba con palabras en el folio.
Mi trazo se borraba por la goma al corregir
mi escritura en clase. Una maestra, en mis juegos
encarnaba. Enseñar, y aprender con la sonrisa
en los labios, que beben con avidez, sabiduría.
Equivocarse al saltar a la comba.
Caer, y levantarse con las rodillas peladas.
Reír con los dientes de leche caídos, sin vergüenza,
inocencia que acalla fierecillas en el patio.
Pelotas rebotando contra el suelo, encestando
sin parar amistades. Compañeros en la calidez
del recreo. Algarabía de pensamientos que nacen
desde mi recuerdo. Aquí estoy, con el lápiz deslizándose
de mis dedos, sin punta ya, con la oscuridad se apaga.

Helena Sauras

Ocaso primaveral

28 marzo, 2017


Primavera, deshojando cuentos
POEMA 1: “Entre la luz, el ocaso, y el contraste”

Fluye la vida hacia el ocaso,
un soplo de finales de marzo,
me hizo respirar la primavera.
Nací cuando el día crecía en aroma,
un pétalo sesgó mi rostro de ausencia,
la memoria no es sólo lo que uno no olvida.
Nací entre la luz, el ocaso, y el contraste.
Entre las olas de esa lluvia de abril,
se empeña la ventana del recuerdo.
Ocaso primaveral que desata esa fina brisa
de mi ombligo. Una herida abierta en la entraña.
Nací. Llené mis pulmones de futuros respiros.
El día decae hacia una plácida primera noche.
Llena, la luna preside mi malestar que cruje mis sentidos.
Fue la noche más inexperta por ser la primera;
sin experiencia en eso del vivir, nací con ansias de crecer,
sin poder creer que esa vida fuese tan mía,
sin querer perder la oportunidad del durar todavía.

Helena Sauras