Elena sabe de Claudia Piñeiro

«Elena sabe» de Claudia Piñeiro nos narra la historia de una madre que quiere saber qué pasó con la muerte de su hija. La investigación se da por cerrada, pero Elena no la da por terminada y empieza a investigar por su cuenta.

Pero Ella, la enfermedad neurodegenerativa que padece, no se lo pondrá fácil. Elena intentará continuar hasta el final para saber quién asesinó a Rita.

Una novela que te mete de lleno en un cuerpo enfermo y llegarás a sentir cómo lo hace la protagonista, andando por los suburbios de la capital, yendo en transporte público y conociendo a los diferentes sospechosos del crimen.

Es un libro corto, 200 páginas, pero con un mensaje claro: «Es un relato que rompe el silencio y se pronuncia en voz alta sobre la libertad de elegir».

Portada de «Elena sabe» de Claudia Piñeiro

Lluvia fina de Luis Landero

«Lluvia fina» de Luis Landero es una novela de personajes donde cobran tanta fuerza, que te obligará a recordarlos.

A partir de una anécdota, una supuesta celebración familiar, saldrán los viejos rencores de cada uno. A través de los diálogos y de una buena confidente, Aurora, irás conociendo parte de su pasado y por qué se han mantenido distanciados durante tantos años.

Conoceremos la vida de Gabriel, Sonia, Andrea, Aurora, Horacio y de la madre. Como está escrito en la contracubierta, «Las antiguas querellas van reapareciendo como una lluvia fina que amenaza con formar un poderoso cauce a punto de desbordarse». Poco a poco, está lluvia inicial e imparable calará e impregnará al lector de gotas. Y cuando la termine, no le dejará indiferente.

Una novela emotiva, corta, pero muy intensa y acompañada de un inesperado final. Recomiendo su lectura.

Balance literario 2018

Cuando finaliza un año, puedes volver la vista hacia atrás para observar si has cumplido tus propósitos.

Me marqué el objetivo de leer un par de libros al mes y, aunque no lo he cumplido al cien por cien, ya que han sido un total de 21 libros, estoy contenta con el resultado, porque he aprendido de ellos, me han hecho pasar buenos momentos y han logrado hacerme reflexionar.

Los libros que me han acompañado durante 2018 han sido:

Las guerras de Elena (Los Lamarc II) de Marta Querol

El hombre de las marionetas de Jostein Gaarder

La señora Dalloway de Virginia Woolf

La hija del relojero de Kate Morton

Autorretrato sin mí de Fernando Aramburu

El extranjero de Albert Camus

Paraíso inhabitado de Ana María Matute

Las partículas elementales de Michel Houllebecq

No fotografíes soldados llorando de Jordi Sierra i Fabra

Qué vas a hacer con el resto de tu vida de Laura Ferrero

La paradoja del bibliotecario ciego de Ana Ballabriga y David Zaplana

Aquello que fuimos de Pilar Muñoz Álamo

Patria de Fernando Aramburu

Una de las tres de Mercedes Pinto Maldonado

Media vida de Care Santos

La isla de las mariposas de Corina Bomann

Regreso a tu piel de Luz Gabás

El final del ave Fénix (Los Lamarc I) de Marta Querol

Los días del abandono de Elena Ferrante

Por encima de la lluvia de Víctor del Árbol

Lo que encontré bajo el sofá de Eloy Moreno

Algunos libros que he leído este año

Este año he seguido con la lectura de escritores que conocía su estilo. Como ya me gustaba su prosa, he seguido sus siguientes publicaciones (Víctor del Árbol, Care Santos, Pilar Muñoz Álamo, Jordi Sierra i Fabra, Kate Morton, Eloy Moreno, Luz Gabás, Jostein Gaarder).

También he descubierto a otros autores.

Me gustó tanto la manera de escribir de Fernando Aramburu que he leído dos libros suyos durante este año:  Patria y Autorretrato sin mí  que es de una delicada belleza literaria. Prosa poética en estado puro que invita a pensar sobre la vida, la muerte, el paso de los años, el tiempo, la edad…

La escritora que más me ha impresionado ha sido Ana María Matute con Paraíso inhabitado. Una autora que tenía muchas ganas de descubrir y que no me ha decepcionado. Tenía unas altas expectativas con esa lectura.

Con la lectura de Las partículas elementales y El extranjero, estuve días reflexionando y analizándolas con detenimiento.

La lectura que leí más acelerada y probablemente tendré que releer para apreciar sus técnicas narrativas es la de “La señora Dalloway”.Me duró tres días, aunque la trama principal pasa en un solo día. Me permitió acercarme a Virginia Woolf y creo que en 2019 continuaré descubriéndola.

En Julio tuve la oportunidad de leer Aquello que fuimos. Nada más publicarse, la compré y la devoré durante las vacaciones. Enseguida me maravilló y me cautivó. Pude apreciar la calidad in crescendo que tiene Pilar en esta novela (es la tercera que me leo de la autora y no dejaré de leerla en un futuro). Al terminarlo, tuve la corazonada de que se merecía algo más. Y así ha sido.  Ha resultado ser la ganadora del Premio Indie Amazon 2018. La autora logra emocionar con cada letra, y además es una novela bien tramada narrativamente hablando. Y la configuran unos personajes bien definidos y creíbles.

En 2019 espero terminar la trilogía de Los Lamarc de Marta Querol. Esperaba terminarla este año, pero no me ha dado tiempo. El final del ave fénix con la que empieza, es una novela que atrapa y te dan ganas de leer sus próximos libros.

Los días del abandono y Qué vas a hacer con el resto de tu vida me invitaron a pensar a nivel más personal. Son novelas que te tocan y en las que puedes llegar a sentirte identificada.

Espero que el año que vamos a estrenar venga cargado de salud. Es un buen síntoma para seguir leyendo y disfrutando de las lecturas. Os deseo que entréis en él con buen pie. 

Creo que este próximo año seguiré con la tónica de leer dos libros al mes porque me parece alcanzable. Combinaré los dos formatos, en papel y en digital como ya he venido haciendo.

Ascendemos peldaños cada día con la #lectura. Cada historia importa y nos empapamos de ellas. No es una competición, ni pretendemos alcanzar ninguna cima, simplemente es una manera de vivir que nos enriquece. 
Mis mejores deseos para 2019.